Comida

10 productos de España que echas de menos en el extranjero.

Las épocas navideñas son un tiempo en el que muchos emigrantes aprovechan para visitar su tierra natal.

Algunos de los españoles que conozco han vuelto a casa por Navidad para disfrutar un tiempo en compañía con sus familias y amigos. A mí este año no me toca, y entre otras preguntas se me viene a la cabeza la siguiente…

¿Qué productos de España echas de menos en Japón?

Esta es la pregunta que me suelen hacer mis padres cuando quieren enviarme un paquete personalizado a Japón, que suele ser durante esta época de Pascuas.

Aún recuerdo cuando llegué a Japón – el 29 de Septiembre de 2012 – y me instalé en mi casa de 16 metros cuadrados, donde viví alrededor de 1 año. Al poco tiempo ya estaba echando de menos mi país. Ese año – por navidades – recibí un paquete enorme con delicatessen españolas y no cabía en casa de la alegría, lo cuál no es mérito teniendo en cuenta el tamaño de la misma.paquete navidad 2012La sensación al abrirlo fué la misma que experimenta un niño al abrir un regalo. No podía esperar a ver el contenido. Menuda sorpresa me llevé al ver tantos productos que añoraba de España.paquete navidad 2012En ese momento me dí cuenta de que además de la familia y amigos -que se echan de menos por defecto- también se genera una dependencia de los productos que uno consume normalmente en su país de origen.

Desde aquel Invierno de 2012 siempre espero con cariño ese paquete lleno de ilusiones.

¿Pero en Japón no está prohibida la entrada de carne?

Pues sí, estáis en lo cierto, la entrada de carne en Japón está prohibida. De hecho si te paran en el aeropuerto y descubren que llevas carne – o cualquier otro producto prohibido – te darán dos opciones. Bien te lo comes en el momento o bien lo confiscan para posteriormente incinerarlo -al menos eso es lo que dicen.

Sin embargo, no es posible parar a todas las personas y registrar sus equipajes uno a uno – mejor no demos ideas -, y aunque te paren y lleves estos productos no es seguro que te los encuentren.

Esto mismo pasa con el envío de paquetes. Aunque lo creaís imposible, el paquete del apartado anterior (recibido en Diciembre de 2012) no lo pararon en las oficinas de correos.

Uno de los “trucos” más usados por la gente es envolver los productos prohibidos – como los embutidos – en papel de regalo por aquello del reparo de los funcionarios japoneses en abrir los regalos de las personas ajenas.

Por poneros otro ejemplo, los productos que podéis ver en la foto de abajo eran parte del contenido de otro paquete que me enviaron en las Navidades de 2014.paquete navidad 2014 Como veréis, el queso y el turrón no están envueltos, ya que los podéis introducir en Japón sin problema alguno – al igual que los polvorones.

Sin embargo, ¿qué productos pensáis que habrá envueltos en papel de regalo? Creo que la mayoría de vosotros habréis acertado sin necesidad de mirar a la siguiente instantánea – si es que vuestro cerebro no os ha traicionado haciendoos mirar la foto antes.paquete navidad 2014Correcto, ¡Deliciosos embutidos provenientes de España! 😀

La compra de vuelta de vacaciones.

Las vacaciones largas en Japón suelen ser motivo de visita a España.

Como en Japón los días de descanso pagados por la empresas son bastante escasos – al menos en comparación con España –, siempre intento sumarlos a alguna festividad nacional como la Golden Week, para poder disfrutar más días de estancia.

Durante la visita toca multiplicarte para ver a la familia, amigos, hacer trámites que sólo se pueden hacer en España, asistir a cenas, comidas, etcétera. Y después de ello – si te queda tiempo – hacer lo que harías en unas vacaciones, descansar y relajarte.

Cuando llegan los últimos días antes de la vuelta es momento para hacer acopio en supermercados y centros comerciales de los productos de tu tierra que no puedes conseguir fácilmente de vuelta en Japón. Sabes que has venido con la maleta medio vacía para poder llenarla con un fardo “made in Spain” y nada te alegra más que poder encajarlos cual piezas de Tetris y hacer ingeniería para que en la báscula casera que tienen tus padres aparezca un número por debajo de 23 Kgs.

Abajo podéis ver el último alijo de productos españoles que me traje, allá por finales de Mayo del 2015.verano 2015 compra españaSi analizáis el mismo podréis saber qué productos echo de menos en España. Aunque algunos de ellos son a petición de mi querida esposa, como los geles de baño – dice que en Japón no tienen el mismo aroma que en España – y la pasta de dientes de Colgate.

Pero pasemos a hacer mi ranking con los 10 productos que más echo de menos y las razones del porqué.

Ranking #1. Los embutidos.

Estaba “casi cantado” que viniendo de España lo que más echase de menos fueran los embutidos.

En Japón se puede conseguir jamón serrano en algunos supermercados, pero es caro y su calidad deja bastante que desear. Además, es posible encontrarlo junto con fuet en alguna que otra tienda de importación como Kaldi. Pero volvemos a lo mismo, un fuet de 80-100 gramos te cuesta alrededor de 1000 yens, que son unos 7 euros.

También hay otras tiendas físicas nada comunes en las que conseguir embutidos, donde quizás puedas encontrar alguna oferta puntual, pero no es lo normal en Japón.

Es por ello que cuando voy a España me gusta comprar embutidos ibéricos de calidad para poder disfrutar de su sabor de vuelta en los momentos de debilidad en tierras niponas.

También existe la posibilidad de comprar productos via internet. Y es que como buen madrileño, suelo hacer cocido de vez en cuando y para ello compro una ristra de chorizo ibérico para cocinar de 400 gramos. Está muy sabroso, pero cada pieza te sale a casi 1900 yens. (más de 14 euros)chorizo iberico prudencia rakuten 400 grsLo envían congelado y como toca pagar gastos de envío suelo pedirlos de dos en dos.

Ranking #2. Los desodorantes.

Otro tema que nos viene al pelo es el de los desodorantes. Y es que cuando llegué aquí por primera vez no sabía lo que me esperaba en este peliagudo tema.

Cuando iba a comprar al supermercado, perfumería o similar me encontraba con que el contenido de los envases era limitado y caro. Y si los querías comprar más baratos apenas tenían aroma.

Por poneros un ejemplo, en España uso la marca Axe. Cada bote contiene 150 militros y suelen venderse es packs de dos con un precio de alrededor de 7 euros (unos 1000 yens). En Japón, para conseguir un producto parecido de la misma marca, tenía que comprar desodorantes de 35 mls por un precio de casi 600 yens (poco más de 4 euros). Esto es, aproximadamente un quinto del contenido en España por un precio ligeramente mayor.desodorante axe japones

Ranking #3. Los cereales estrellitas.

Pues sí, poco más comentario puedo hacer al respecto.

Y no es que en Japón no haya suficientes marcas de cereales, que las hay. Eso sí, los contenidos de los paquetes suelen ser mucho menores que en España.

Quizás hayáis podido apreciar en alguna de las fotos de los anteriores las dos cajas de 375 gramos de los famosos cereales estrellitas que me traje en uno de mis últimos viajes.

Ranking #4. Las barras de pan que no se ponen blandas al instante.

Bien sea por los ingredientes que usen al hacer las barras de pan o baguettes, bien por la humedad del país, poco después de comprar en una panadería, el pan se vuelve “blandurrio”  acabándose la crujiente textura que tanto nos gusta a los españoles. Además, cuando más tiempo pasa más chiclosa se vuelve la sensación. Sin embargo, esto no me ha hecho cambiar de costumbres en Japón.

Aunque aquí basen la alimentación en los hidratos de carbono del arroz, el pan está comenzando a popularizarse en Japón. Yo suelo comprar una barra de pan cada dos días, ya sea tipo “pistola” o tipo baguette. Lo uso bien para bocadillos o para acompañar a un plato como un buen cocido, patatas con carne, embutido, etc. El plan sobrante lo tuesto por las mañanas y desayuno – a diario – tostadas de pan con tomate, aceite de oliva y sal, o sin tomate si ese día no me quedan existencias.

La panadería de mi barrio donde compro el pan es de la cadena finlandesa Hokuo, y las barras se venden crujientitas, pero si quieres comerlas así has de ser rápido, ya que la humedad de Japón actual rápidamente sobre el producto.

Hokuo baguette pan

Hace poco abrió una pequeña panadería en mi barrio en la que venden unas baguettes (baguetto バゲット, en japonés) muy sabrosas y que duran crujientes mucho más tiempo que cualquier otra panadería en la que haya estado en Japón, y creedme que he pisado muchas. Su nombre es c’est une bonne idee (セテュヌボンニデー) y debajo podéis ver algunos de sus deliciosos panes.

panaderia-japon-cest-une-bonne-idee

Ranking #5. Los café con leche baratos.

Si bien en España el precio de un café con leche en un bar ronda el euro o euro y pico (entre 130-160 yens), en Japón el precio normal duplica, triplica y hasta llega a cuatriplicar el precio español.

Dependiendo de la franquicia donde pidas el café, el precio será más o mucho más caro. En la tabla inferior expongo una lista de las algunas de las cafeterías más comunes en Japón.

He añadido también la cafetería Mallorca, a la que también hice una visita y aún teniendo un precio caro es de los que más calidad – precio – presentación tiene. En la instantánea de debajo puedes ver el café de esta pastelería.pasteleria mallorca tokyo cafesLos precios son referentes al café con leche, que es el que suelo pedir siempre. (En japonés café rate カフェラテ)

Tienda + Enlace a Precios (¥)
Precio S Precio M Precio L Precio XL
Caffe Veloce 260
Doutor 250 300 350
Cafeterías Mallorca 360 400
Starbucks 330 370 410 450
Pronto 340 390 440
Excelsior Caffé 340 390 440
Tully´s Coffee 350 400 450 500
Ducky Duck 700

Si ponemos como modelo el café de tamaño medio (M), podréis comprobar que los rangos de precios van desde los 260 yens del café Veloce – unos 2 euros – a los 400 yens del Tully´s Coffee – unos 3 euros.

También hay otro tipo de cafeterías tradicionales o incluso alguna cadena, como la Ducky Duck, en la que te cobran 700 yens por un café con leche – muy mono pero una tomadura de pelo –, esto es, más de 5 euros… Y sí, una vez tomé un café con leche y ya no volveré, pero de la experiencia aprendí como decir “es un timo” en japonés, bottakuri ぼったくり .

Ranking #6. El colacao y el nesquik.

Tomando tres vasos de leche al día, uno no puede darse al café solamente, por lo que el colacao y el nesquik nunca faltaban en mi despensa en España.

El colacao es prácticamente imposible de encontrar en Japón, pero sí que he encontrado Nesquik en dosis individuales de vez en cuando en tiendas de importación. Sin embargo, últimamente también he dejado de verlo en tiendas físicas y lo he acabado adquieriendo por medio de Amazon Japan. El precio por tres botes de 400 gramos es de 1880 yens, poco más de 14 euros.

Ranking #7. El orujo de hierbas y licor café.

Este punto es un añadido al del café con leche, sobretodo después de haber disfrutado de una copiosa comida.

Y es que cuando salía a comer fuera en España con los amigos solía tomar el típico set café con leche + copa de licor de hierbas. También es un “must have” en casa cuando invitas a comer a los amigos.

Es por esto que dispongo en mi humilde morada japonesa de una botellita de licor de hierbas para los más valientes y otra de crema de orujo para aquellos más conservadores.

En el único restaurante en el que he conseguido tomarme un café junto con una copita de hierbas en Japón al finalizar la comida fué en la arrocería Sal y Amor en Tokyo, la cuál recomiendo encarecidamente visitar (queda pendiente un artículo sobre el mismo).Restaurante Sal y Amor cafe y orujo hierbas

Ranking #8. Las lentejas y las judías.

Y es que no encuentro paquetes de estas legumbres en ningún sitio.

Lo que si he encontrado son botes cocinados de lentejas, judías y garbanzos italianos en las tiendas de importación Kaldi. Los precios no son exagerados, ya que rondan los 150 yenes (poco más de 1 euro).

En uno de mis primeros viajes me traje dos paquetes de lentejas de 500 gramos y me hice unas buenas lentejas con chorizo. El problema es que mi mujer no las come y me da pereza hacerlas sólo para mí mientras ella come otra cosa.

Ranking #9. Los kikos (maiz tostado) y/o bolsas de “revueltos”.

Básicamente las bolsas de kikos de diferentes tamaños y sabores. En Japón también se pueden conseguir todo tipos de frutos secos, aunque los kikos que venden son de los de tamaño grande y aplanado y no tienen tanta variedad de tamaños y sabores como en España.

Muchos de mis amigos o conocidos españoles en Japón también echan mucho de menos las bolsas de pipas. Yo he de decir que si bien comía pipas de vez en cuando en España nunca fuí un fan asíduo. Sin embargo, lo que si que como “como pipas” en Japón son las raciones de eda mame 枝豆, que son unas vainas con judías de soja en su interior parecidas a las judías verdes. Se preparan hervidas con agua y sal y se suelen sirven frescas como tapa para las cervezas. Salvando las distancias – tanto en sabor como en otro sentido – es como si te pusieran una ración de aceitunas de tapa para la caña.

Ranking #10. Los juegos de consola en otro lenguaje diferente al japonés.

El último producto que me viene a la cabeza y que vengo echando de menos últimamente no es comestible.

Y es que el vivir en Japón es lo que tiene, vivir rodeado de kanjis en productos como revistas, periódicos, carteles, etcétera. Lo que puede ser bueno – y de hecho lo es – para aprender el lenguaje japonés, también viene a dificultar un poco el echarse una partida a juegos complicados en las video consolas.

Recuerdo echarme unas partidas a un juego de Zombies de la WiiU, llamado ZombieU – no se rompieron la cabeza para idearlo – en el que en un momento dado la música comenzó a ponerse tensa y un narrador explicaba en perfecto japonés que una horda de zombies se dirigía a mi refugio y que me diese prisa en idear un plan para salir de allí antes de que me quedase atrapado. Como os podréis imaginar, cuando me dí cuenta de lo que me quería decir ya estaban mordiéndome la yugular.

Lo mismo ocurre al jugar otro tipo de juegos donde las conversaciones son una parte esencial de la trama de los mismos, como los RPG. Como ejemplo más popular os puedo poner el Zelda. Si bien estos juegos suelen permitir el pararse a leer los diálogos, puede haber mucho vocabulario nuevo que, de querer aprenderlo, hará que vayas mucho más lento y te haga perder interés.Zelda dialogo japonesEs por esto que lo que a priori pueda ser un incentivo para aprender japonés pueda, finalmente, generarte el efecto opuesto. Ojo, esto no tiene porque ocurriros a todos. Quizás aquellos que dispongáis de más tiempo para dedicarle o, simplemente, estéis en pleno estudio del idioma y queráis aprender más pueda “veniros de lujo”.

De cualquier modo, es en este momento cuando echo de menos los juegos en versión europea con varios idiomas seleccionables como el español, inglés y otros lenguajes europeos. Me encantaría que los juegos japoneses te dieran la opción de poder tener al menos subtítulos en inglés para poder disfrutar de los juegos sin tener que preocuparme tanto en el idioma en beneficio de la experiencia del mismo.

Y con esto doy por finalizado el artículo, espero que os haya gustado y os deseo un feliz año nuevo despidiéndome hasta el año 2016.

¡Un abrazo para todos los lectores y que tengáis una buena entrada en el año!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Categories: Comida, España

2 replies »

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s